La papa es peruana

La papa es peruana

La papa es uno de los elementos culinarios más presente en las mesas y restaurantes del mundo. Se ha popularizado tanto que cualquier persona con una cultura culinaria básica la reconoce y puede diferenciarla en sus distintas formas de preparación, sea cocida o frita, además de su presencia en una cantidad enorme de platos que la hacen lo más normal.

La papa es originalmente peruana y sus primeros cultivos datan de hace entre 7.000 y 10.000 años cerca del lago de Titicaca. Existen 4.000 variedades de papá en el mundo de las cuales 3000 se producen en el Perú.

El interior de la típica papa amarilla contiene un alto contenido de vitamina B y C. Las papas con colores azul y rojo con blanco contienen alto contenido de antioxidantes. A pesar de ser Perú el sitio del cual viene la papa, China, India, Estados Unidos, Rusia y Alemania se posicionan en las listas como los mayores productores de este rubro en el mundo.
La papa ha sido protagonista de muchos acontecimientos en el planeta tierra…y en el espacio. En 1995 se convirtió en el primer vegetal sembrado en el espacio. Era muy sencillo alimentar a la tripulación espacial por medio de este tubérculo. En Idaho, Estados Unidos, tiene su propio museo, sí, The Potato Museum. Sus mayores amantes, según estudios internacionales, son los alemanes, quienes las consumen más en el mundo, superando el doble el consumo estadounidense. También puede servir para quitar manchas en la ropa, si la frotas con una de estas antes de lavarla. 😉 Además de que su almidón ¡es combustible para automóviles! A pesar de ser tan deliciosas para nosotros los humanos, para los caballos resultan realmente tóxicas, así que nunca le des papas a un caballo. Existe vodka de papas, sí, era una práctica antigua que sigue en pie.
La papa es un alimento altamente nutritivo ya que contiene una gran cantidad de carbohidratos, el término “patata” al cual se le asocia en varios países, así como “potato” en habla inglesa, provienen del término “potalt” que es náhuatl. El primer país que recibió la patata para su cultivo fue Irlanda por el año 1780, la papa se adecuaba perfectamente al frío tipo de clima del país. Tras abrirse paso en el comercio mundial, la papa fue considerada como un alimento exclusivo y único para la población más pobre, sin embargo, esto cambió cuando tuvo un papel importante combatiendo las hambrunas cíclicas en Europa.

Ya en 1830 la papa frita era muy popular entre los franceses y los belgas, a pesar de que no se sabe aún exactamente en qué país se generó tal plato. Un siglo después, las papas fritas se popularizaron en todos los Estados Unidos, hasta ahora, siendo parte de los ingredientes en famosas cadenas de comida, como McDonald’s. La papa sí que ha sido un elemento importante en el desarrollo de la sociedad, tanto así que, en las culturas andinas antiguas, el tiempo era medido por el tiempo que era necesario para cocinarlas.

la papa es peruana

La papa, o la patata, es realmente un alimento super poderoso, ya que protege a las poblaciones más vulnerables en todo el mundo. Se estima que en muchos países, especialmente en los que están en vías de desarrollo, mucha gente evita la desnutrición y el morir de hambre cada año debido a su consumo.

La papa es uno de los productos más cultivados a nivel mundial. Está de cuarto lugar, por detrás del maíz, el trigo y el arroz. Tomando en cuenta todas las riquezas que nos proporciona la famosa patata o papa, debemos protegerla e incentivar su consumo de forma que mejore nuestra salud, además de su buen sabor. Por suerte, se ha estimado que aproximadamente para el año 2020 sea duplicada la producción mundial de papas. Como hemos mencionado en este artículo la papa contiene una gran variedad de especies, y ya en la actualidad se ha trabajado en una papa modificada genéticamente, estamos hablando de la “New Leaf” creada por la empresa Monsanto.
La papa ha estado en compañía de la historia humana desde hace unos 10.000 años, cuando comenzó a cultivarse en el altiplano andino. La papa fue internacionalizada siendo llevada a España, en 1554, desde el antiguo Perú. Fue una curiosidad culinaria para toda la población y en 1573 comenzó a cultivarse en el Hospital de Sevilla para dar de comer a los enfermos. Ya era conocida originalmente con el nombre de “papa”, sin embargo, en España este nombre fue cambiado por “patata”, ya que “papa” podría ser ofensivo para los papas católicos.

En el ámbito peruana, la papa es producida en la sierra y la costa del Perú, -más que todo Cañete, Barranca e Ica- en dos distintas etapas del año, por lo cual el mercado nacional se encuentra abastecido durante los 12 meses del año.