Seleccionar página
Ayacucho en ruta

Ayacucho en ruta

Ayacucho es un departamento enclavado en el corazón mismo del Perú. ubicado en una abrupta zona de la serranía peruana, cruzado por dos cordilleras que lo dividen en tres zonas orográficas.

Por esta tierra ayacuchana se viaja entre las cordilleras occidental y oriental, hasta llegar y descender vertiginosamente hacia el este, a las cálidas tierras de la margen derecha del Río Apurímac.

Para viajar a esta tierra desde Lima, se disponen vías aéreas y también terrestres, contando con un viaje que pasa por Nazca, Puquio, Chalhuanco, Abancay y finalmente Ayacucho.

La ciudad cuenta con un clima ideal, siendo su temperatura anual promedio de 17:5 grados C. Al fundar los españoles estas tierras, la ciudad de San Juan de la Victoria de Huamanga, lo hicieron precisamente por el paisaje y el clima. Establecieron localidad e hicieron rápidamente crecer este lugar, edificando grandes mansiones y construcciones señoriales.

IGLESIAS EN UNA SOLA CIUDAD

Ayacucho es conocida principalmente por el recorrido de iglesias que tiene, pues son más de 9, entre conventos, iglesias y catedrales, que se visitan en esta ciudad. Se considera su más grande tradición. Semana Santa tiene gran significado por ello. Incluye un drama colectivo que durante tres días llena todos los rincones de la ciudad, ya que es la mayoría de población que participa de este escenario costumbrista. Cada año representan el calvario de Jesús en la cruz y esta actividad ya se ha vuelto a la fecha tan antigua como la ciudad misma. Sin importar la condición o posición, todos en estas fechas esperan ansiosos el paso de la procesión con sus ramas en la mano.

La tradición que no puede faltar ni pasar desapercibida es la famosa corrida de toros en el Domingo de Cuasimodo, en Carmen Alto. A ello se agrega el coro del señor de la sentencia.      Esta fecha es tan importante que llega gente de todos los rincones del país y del extranjero también, para ser partícipes de cada uno de las actividades o para disfrutar de sus grandes ferias tradicionales.

El turismo en este lugar empieza con la Catedral cofre de riquezas, con su hermosa portada de piedra, se encuentra entre las más notables y destaca por su riqueza artística, la cual posee por su belleza arquitectónica. La segunda iglesia que se visita es la Iglesia de la Compañía de Jesús. Esta ocupa un lugar destacado entre las otras por su interés histórico, artístico y arquitectónico. Se observan detalles en los altares, artesonado y obras pictóricas, conteniendo imágenes talladas en madera las cuales consideran de mucho valor artístico y ejemplares únicos en el mundo por la delicadeza y la técnica que se utilizó al ser diseñadas y construidas. Seguidamente el convento e iglesia de la Merced. Tiene una pequeña torre cuadrangular con almenas, que le da singularidad arquitectónica. Esta iglesia fue la segunda en ser construida en la ciudad de Ayacucho. Las demás son la extensión de las rutas turísticas de la zona, la iglesia de San Cristóbal (primera iglesia en ser construida), la iglesia de san Francisco, el convento de San Agustín, la iglesia de Santa Clara, el convento de Santo Domingo, la iglesia de Santa Teresa, y otras edificaciones menores que también alcanzan la visita del lugar.

EN REECONSTRUCCIÓN

Esta ciudad es básicamente costumbres. En los días de fiesta consumen grandes cantidades de alcohol y coca, sin embargo, sus tierras, sus animales, su gente y sus historia en general tienen mucho que contar. Entre los años 70 esta ciudad fue cuna de la época más espeluznante en la historia del Perú, la época del terrorismo. Todo se experimentó con ellos: la matanza de sus animales, incendio de sus propiedades, fusilamiento de seres inofensivos como niños y mujeres. Después de más de tres décadas el departamento de Ayacucho a registrado avances y resurgimiento, magnificando así sobre todo a la población y las autoridades, los cuales con distintos planes y proyectos has hecho hoy de esta ciudad una de las más importantes del país.

WARI

Luego de recorrer las iglesias es el “Halcón Sagrado” quien disfrutara de nuestra visita. El Vilcashuaman es el más notable testimonio de las chancas y uno de los más hermosos monumentos de la civilización incaica. Es una fortificación relativamente parecida a Ollantaytambo y el Sacsayhuaman. Está situada a 110 km de Ayacucho en la provincia de Cangallo. Pedo Cieza de León resalta en este lugar la edificación del Templo del Sol, tan grande y tan bien labrado en el que se hallaba un adoratorio de piedra, el cual solía contener siempre joyas de oro y pedrería.  Este templo también es el que denominan como Castillo de Osno, y también Intihuatana.  La gran ciudadela presenta murallas con distintos estilos de arquitectura y cuenta con asombrosos pórticos que abren acceso a una amplia plaza.

A 20 kilómetros de la de Ayacucho se encuentra una ciudad circular, aparentemente una fortificación pétrea, ahora convertida en ruinas. Se asume por distintas teorías que fue habitada por los indómitos chancas. Es la prueba de la existencia de una civilización que conocía muy bien de colores, tallado en piedra y trabajos de arcilla.  Este lugar es visitado constantemente por historiadores que intentas atar cabos sueltos en la cultura Chanca y también aquellos que crean enlaces de paz o guerra entre las otras culturas. Según algunos estudiosos estas construcciones pertenecen a un estado y época de decadencia de la cultura Huari.

También se encuentran cámaras subterráneas de dos y tres pisos, todos hundidos a los que Tello denomino Chaukallas. En la zona de Jawaricuna, ubicado al sur de Huari, se encuentran construcciones de piedra labrada y una cueva llamada “Infiernillo”. Dentro de ella se han encontrado restos humanos, razón por la que han nacido algunas leyendas y mitos, que alejan al grupo de gente que las conoce. Esta cueva es por dentro sumamente oscura y maloliente y se dice que está habitada por murciélagos.

PARQUE NACIONAL EN AYACUCHO

Un animal bastante característico de la ciudad de Ayacucho es la parihuana. Habita en la meseta de Parinacocha, donde se halla una laguna, extendida sobre 64 kilómetros cuadrados. Esta ave es tan importante para la población ayacuchana como para todos los peruanos, pues representa pieza clave de los colores de la bandera de nuestro país. La belleza del escenario donde habita, aumentada por el brillo del maravilloso plumaje rojiblanco de las parihuanas hace enorgullecer a este lugar y sus pobladores, los cuales han preservado su especie y creado leyes para protegerlos y por tanto, en acuerdo y pedido de todos los habitantes se convirtió en uno de los parques nacionales más visitados.

Ayacucho es emblema en el país por su fuerza, su valentía y sus hermosas ciudades, sin duda una de las mayores y mejores experiencias para quienes aman la tradición y la historia de la humanidad.

Autor(a): Wendy Perez

También te puede interesar:

La colonial casa del Moral en Arequipa.

Reserva Paisajístico Nor Yauyos Cochas