Seleccionar página

Provincia de Jauja: La primera capital del Perú

La Provincia de Jauja es una de las nueve provincias que conforman el Departamento de Junín, bajo la administración del Gobierno Regional de Junín, en el Perú. Limita por el norte con las provincias de YauliTarma y Chanchamayo; por el este con la Provincia de Satipo; por el sur con la Provincia de Concepción; y, por el oeste con el departamento de Lima.

Antes la llegada de los españoles se llamaba Hatun Xauxa y era el centro principal de la nación Hatun Xauxa, que formó parte de Tawantinsuyu tras la expansión del Inca Pachacútec. El 25 de abril de 1534, por sus bondades climáticas y demográficas, fue fundada por Francisco Pizarro con en nombre de “Santa Fe de Hatun Xauxa” como la capital del Perú.

Durante la colonia, Jauja pasó a formar un corregimiento dependiente de la intendencia de Tarma, que era la principal ciudad de la zona.

LUGARES TURÍSTICOS EN LA PROVINCIA DE JAUJA

LAGUNA DE PACA

La Laguna de Paca es un lago de montaña del Perú situado en la provincia de Jauja en el departamento de Junín, a unos 3.5 km al norte de la ciudad de Jauja. Se encuentra a 3.418 metros de altitud, presenta una extensión de 21.40 km2 y tiene una capacidad de 85.50 mil m3.

Su enorme espejo de agua cuenta con hoteles y restaurantes ubicados en el extremo sur de la laguna, durante los fines de semana se llenan de visitantes para pasear por sus aguas o para saborear una deliciosa pachamanca o un plato de trucha frita. El geógrafo Daniel López Mazzotti describe además zonas arqueológicas en sus alrededores y una isla de totora a la que los pobladores llaman “La Isla del Amor”. Se menciona la visita al pueblo de Paca en el extremo norte de la laguna, con poca población pero con zonas muy tradicionales en comparación con la zona comercial de la laguna.

CAPILLA CRISTO POBRE

La Capilla Cristo Pobre es un edificio en la ciudad de Jauja. La capilla es una réplica de la Catedral de Notre Dame en París.

Esta capilla fue construida en 1920 a iniciativa de Sor Luisa Mantes, de la Congregación religiosa de las Hermanas de la Caridad de San Vicente de Paúl y del sacerdote Arq. Louis Grandin Blottiere, quien concibió la idea de realizar una obra similar a la “Sainte Chapelle” de la gran Catedral de “Notre Dame” de Paris, de estilo gótico y ojival. Siendo la primera construcción de cemento y fierro en la Sierra central del Perú.

RUINAS DE TUNANMARCA

El nombre de Tunanmarca proviene de dos vocablos quechuas, “Tunan” que significa punta y “marca” que quiere decir pueblo. Es decir, pueblo de la punta del cerro, que data de la época prehispánica. Se elevan en la cima de un cerro, abarcando una extensión de 2.280 m de largo y 840 m de ancho. Tiene tres murallas, un sistema de patios y una plaza principal, así como innumerables construcciones de planta circular y rectangular (almacenes y viviendas) y un complejo sistema hidráulico. Estuvo habitada entre los siglos XIII y XV de la era cristiana. Todo indica que Tunanmarca, llamada también Siquillapucara, fue la Hatun Jauja (Jauja Grande), a la que se sindica como la capital de la nación de los Xauxas. Cuando el príncipe inca Túpac Yupanqui invadió el valle del Mantaro (o Huancamayo) en plan de conquista (hacia 1460), Tunamarca fue la última ciudad Xauxa en rendirse. Cerca de 5.000 familias se refugiaron allí, lo que haría una población total de 12.000 a 15.000 personas. Un numeroso y entrenado ejército incaico puso sitio al poblado fortificado. Tras una heroica resistencia, los Xauxas acabaron por rendirse, agobiados por el hambre y la sed. Los guerreros Xauxas fueron asimilados al ejército Inca.