El arroz con pollo: plato delicioso del Perú

Origen e historia del “Arroz con pollo”, fusión sabor a Perú 

Teniendo como inspiracion y rindiendo honor a la Costa Verde, con la sazón tradicional de la cocina peruana y con un toque criollo a mas no poder, producto de la influencia española y combinada con las diferentes especias peruanas nace el “Arroz con pollo”.

Influencia

Se dice que cuando la influencia española llega a las costas peruanas no sólo impuso una nueva religión o gobierno, trajo con sí cambios en la alimentación e ingredientes, sin embargo no pudo desaparecer la tradición peruana por lo cual terminó fusionándose.

Por esta razón se considera comida criolla a todo plato de origen limeño por la inevitable influencia española e indígena.

Orígenes del “Arroz con pollo”

Uno de los platos tradicionales de la cultura española es el Arroz Amarillo y para los indios, mestizos y criollos cocinar un arroz de color amarillento, se les hacía demasiado dificil, sobre todo sacar el mismo color. es por eso que en aquella época tomaron al culantro como su mejor aliado ya que le dejaba un color, no amarillo pero sí un espectacular tono verde.

Cuenta la historia que antes la población estaba acostumbrada a a comer su “Arroz con Pato” con la ayuda del culantro, un toque de ajos, cebollas en el aderezo y en la ensalada; arroz graneado y un pedazo de pato sancochado, el almuerzo familiar estaba listo.

Pero hubo una época en la que conseguir pato se hizo complicado y caro. Ante esta esta situación se optó por algo más económico como el pollo, se cambió la chicha de jora por un vaso de cerveza, así nace una tradición criolla que fue evolucionando al ritmo de festejo en la zona sur, con marinera en el norte y con los respectivos vals limeños.

Actualmente el “Arroz con pollo” es uno de los platos tradicionales y representativos al hablar de Perú. Infaltable en toda mesa desde la familia más pobre hasta para la población “sofisticada”.

Las ferias gastronómicas muestran por obligación al menos en un espacio el “Arroz con pollo”.

Si tenemos la presencia de extranjeros son los primeros en preguntar por el “Arroz con pollo” ya que han oído maravillas sobre este platillo que estaría incompleto sin su inseparable compañero la “Papa a la huancaína”, ese toque cocinado con ají amarillo, pan o galleta y leche. Una crema que más peruana no podría ser.

Precursores de la cocina criolla

Gastón Acurio, uno de los principales impulsadores de la cocina peruana en el mundo comenta la increíble fusión que tuvo que existir en el país para hacer de los platos peruanos un rotundo éxito en el extranjero.

Teresa Izquierdo quien fue considerada una mujer con “manos milagrosas” por la increíble sazón no sólo cocinaba el “Arroz con pollo” verde tradicional sino que intentaba renovar y los hacía en color rojo o amarillo.

Una presentación inmortalizada para el “Arroz con pollo” en ollas de barro crea las expectativas y los recuerdos de un almuerzo exquisito y hogareño.

El concepto del “Arroz con pollo” es relacionado con familia, tardes soleadas acompañadas de un encebollado de ensalada y unas cervezas heladas, refresco o gaseosa para los niños. Si eran días nublados el “Arroz con pollo” se acompañaba con un refresco caliente contando historias del día.

Es sabido que cada peruano tiene en la memoria alguna experiencia relacionada con aquel mítico nombre: “Arroz con pollo”. Sólo hagan la prueba.

Hoy este plato puede ser modificado y aun así mantener su sabor. Los comen con pollo broaster o pollo dorado incluso con espinacas de ensalada.

¿Cómo es el tradicional  “Arroz con pollo”?

Los ingredientes necesarios son entre el culantro, ajos molido, cebolla, pimiento, las piezas de pollo que necesitas al igual que la cantidad de arroz que requieras, media taza de aceite, ají amarillo licuado, arvejas, zanahorias, papa, galleta, leche, sal, pimentón, palillos y claro, agua.

No te compliques tanto y si quieres un “Arroz con pollo” criollo y netamente peruano, sigue las instrucciones.

Licúas el culantro y comienzas con tu aderezo, debes de colocar la cebolla picada, el ajo molido, el palillo y un poco de sal y aceite. Seguidamente cuando ya sientas que el aderezo está lo sufrientemente cocido hechas tus presas de pollo al igual que las arvejas y zanahoria (cortado en cuadrados), esperas unos 10 minutos y pasas a retirar tus presas por un momento para echar el arroz. Cuando puedas juntar tanto la presa con el arroz le hechas el pimiento y dejas que se cosa a fuego lento.

Ya cosido tendrás listo tu “Arroz con pollo” pero si quieres agregarle un toque tradicional con el que sin duda quedará consolidado tu almuerzo es preparándole su papa a la huancaína.

Para esto solo requieres de la papa sea blanca o amarilla. Necesitas ají amarillo entero al menos dos o tres que tendrás que abrir y sacarle las pepas (para que pique menos) las colocas dentro de la licuadora, le hechas agua (hervida), prosigues echándole galleta de soda molida para que finalmente le agregues leche sola. Juntado esto puedes licuarlos y ver el tono amarillo y delicioso que obtendrás. Partes la papa en dos y puedes echar la crema huancaína.

Este platillo degustado en la costa peruana, también ha logra extenderse alrededor del país. El “Arroz con pollo” ya no es sólo un almuerzo limeño, se ha convertido en un almuerzo peruano que tiene más de un acompañante tradicional desde bebidas hasta ensaladas y canciones.

El “Arroz con pollo” alrededor del Perú.

En la selva se registra un plato muy similar al “Arroz con pollo” pero este prefiere ser llamado “Juane” el sabor es muy parecido aunque con más palillo y sin arvejas ni zanahoria y este va envuelto en hojas de plátano, el toque selvático que resalta su identidad.

Para nosotros es un poco complicado el hecho de ponerse a dieta, es casi imposible con tales platillos que más allá de estar bien sazonados crean la diferencia y hacen trascendental aquella marca Perú que enorgullece a las tres regiones.

Hay una infinidad de recetas que podrás encontrar para cocinar el “Arroz con pollo” así que no te limites, puedes innovar, variar o seguir funcionando. Algunos incluso optan por echar cerveza en la preparación de su “Arroz con pollo” y  eso no está mal. Permite conocer diferentes estrategias que se hacen herencia en los hogares peruanos y cada uno defenderá la suya. Con esto las ferias gastronómicas tienen mayores espacios, los almuerzos peruanos no mueren, más bien se mantienen o se transforman.

Así que si te animas dar un recorrido completo al Perú seas peruano o no, nunca olvides recomendar siempre ese arroz verde con sabor a patria que en una cucharada puede relatarte la historia de una conquista con inclinaciones a invasión que terminó lejos de desaparecer, transformándose en un nueva sociedad rica en cultura de esas que no encuentras en cualquier país, una sociedad mil y un costumbres unidas por el sabor del “Arroz con pollo”.